romance abstrACTO

Un lugar para disfrutar de la novela romántica de forma amena y divertida.
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 JUEGO DE ESCENAS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
AutorMensaje
Joana
Miembro del "Club Albariño"
avatar

Cantidad de envíos : 1429
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 50
Localización : En Belfast... de momento...

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Jue Mar 29, 2012 11:35 am

anarion escribió:
Joana escribió:

Pat O’Neill, de casi ochenta años de edad, rostro arrugado como una pasa y a media dioptría de ser declarado ciego total, se inclinó con atención por encima del volante.
—Brendan, ¿te acuerdas del último desvío? —preguntó, entrecerrando los ojos tras las gafas de culo de botella y sin tener que quitarse el cigarrillo que le colgaba de la boca, una maniobra difícil, pero que había perfeccionado tras toda una vida de fumador empedernido.


Es culo de vaso, ayer no te lo cambié porque quise asegurarme (jijiji muy útiles mis diccionarios de locuciones)

Culo de vaso: Cristal óptico muy grueso.

Pues mira, tenía duda entre los dos. Ahora, para la próxima, espero acordarme de cual es el correcto...

_________________
Volver arriba Ir abajo
Joana
Miembro del "Club Albariño"
avatar

Cantidad de envíos : 1429
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 50
Localización : En Belfast... de momento...

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Jue Mar 29, 2012 11:37 am

Y la "A" mayúscula que hay por medio de un diálogo me la corrigió el Word. Y yo nunca discuto con el Word... bounce

_________________
Volver arriba Ir abajo
anarion
Miembro de "La Familia"
avatar

Cantidad de envíos : 4437
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 43
Localización : Moaña

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Jue Mar 29, 2012 12:11 pm

jajja, pues deberías, porque no es infalible. ¿Cómo hacéis para poner os guiones de diálogo (ese larguito) porque yo no lo encuentro y acabo usando siempre el corto

_________________
Porque un gol es un gol, se meta con el pie, la cabeza o con el culo. Todos valen.
Volver arriba Ir abajo
Joana
Miembro del "Club Albariño"
avatar

Cantidad de envíos : 1429
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 50
Localización : En Belfast... de momento...

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Jue Mar 29, 2012 12:25 pm

A ver, yo lo hago de la siguiente manera, que igual hay otras menos complicadas, pero como mi portatil tiene teclado inglés, pues las teclas son un poco diferentes. Primero escribo con el guión corto normal y cuando ya tengo las escena acabada y corregida, me voy a la barra de herraminetas, donde dice Edición y elijo la opción de Reemplazar. En Buscar pongo el guión corto, y en reemplazar doy a la casilla donde dice más y selecciono guión largo. Luego das a la casilla de Reemplazar y se cambian todos los guiones en el texto.

_________________
Volver arriba Ir abajo
anarion
Miembro de "La Familia"
avatar

Cantidad de envíos : 4437
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 43
Localización : Moaña

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Jue Mar 29, 2012 2:03 pm

tocan palabras nuevas cheers

_________________
Porque un gol es un gol, se meta con el pie, la cabeza o con el culo. Todos valen.
Volver arriba Ir abajo
Joana
Miembro del "Club Albariño"
avatar

Cantidad de envíos : 1429
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 50
Localización : En Belfast... de momento...

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Jue Mar 29, 2012 2:21 pm

Entonces, ¿busco palabras?

_________________
Volver arriba Ir abajo
anarion
Miembro de "La Familia"
avatar

Cantidad de envíos : 4437
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 43
Localización : Moaña

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Jue Mar 29, 2012 2:22 pm

sip

_________________
Porque un gol es un gol, se meta con el pie, la cabeza o con el culo. Todos valen.
Volver arriba Ir abajo
Joana
Miembro del "Club Albariño"
avatar

Cantidad de envíos : 1429
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 50
Localización : En Belfast... de momento...

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Jue Mar 29, 2012 2:46 pm

Voisssss....

_________________
Volver arriba Ir abajo
Joana
Miembro del "Club Albariño"
avatar

Cantidad de envíos : 1429
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 50
Localización : En Belfast... de momento...

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Jue Mar 29, 2012 3:24 pm

Ale, palabritas de niño Jesús...

1- bravo
2- embrague
3- sordo
4- hielo
5- lección
6- más
7- aventura
8- capacidad
9- directo
10- reir

_________________
Volver arriba Ir abajo
anarion
Miembro de "La Familia"
avatar

Cantidad de envíos : 4437
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 43
Localización : Moaña

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Lun Abr 02, 2012 8:58 pm

La negrura se extendía en el horizonte. Las oscuras siluetas de las casas a ambos lados de la calle apenas se distinguían a través del tupido aguacero que arreciaba sin tregua en el exterior, y que martilleaba sobre la carrocería del destartalado Seat 850, ahogando la voz alegre de El Fary. Los limpiaparabrisas se afanaban, sin mucho éxito, en apartar el agua del cristal mientras el intrépido conductor entrecerraba los ojos intentado distinguir algo entre las innumerables bolas de luz difuminada, en que la lluvia convertía las bombillas de las farolas y los débiles haces que emitían los cansados focos de su flamante bólido.

- ¡Ay, Joselu! Te agradezco los ánimos, pero es que el tiempo no me está ayudando nada –se lamentó una voz cascada al escuchar a su compañero de viaje: “Siempre atento, siempre alerta… Por la noche con su coche, apatrulla la ciudad”- ¡Madre del amor hermoso, qué cojones…! –exclamó clavando los pies sobre freno y embrague simultáneamente, haciendo que el coche se detuviera bruscamente.

Una sombra negra se abalanzó sobre el capó, llegada de la nada, se estrelló contra el cristal, rodó hacia la derecha y tras proferir un gruñido sordo, abrió la puerta del copiloto y se coló en el interior del vehículo.

- Un silbido y la palabra ¡TAXI! Es demasiado sofisticado para ti ¿verdad? ¡Por Dios hombre, me vas a estropear la tapicería! –gimoteó la persona al volante al contemplar la ropa empapada del recién llegado.

William observó el desgastado sky, que en algunas zonas dejaba ver trozos de la espuma amarilla que tenía debajo, preguntándose a qué tapicería se refería, mientras se frotaba el costado izquierdo e intentaba recuperar la respiración. Cuando por fin pudo dar una bocanada de aire sin que sus costillas amenazaran con saltar en pedazos, abrió la boca para replicar que tuvo que saltar a la calzada puesto que no le había hecho caso a las señales que hizo con los brazos ni al grito de: ¡para, maldito viejo! Pero en ese instante, el piloto metió primera casi a machete y pegó un acelerón, seguido de otro machetazo al cambio de marchas para meter segunda y otro acelerón. Lo que hizo que Will, primero se pegara al respaldo del asiento, después saliera disparado hacia delante dándole un cabezazo al parabrisas y clavándose el salpicadero en su magullado tórax y, por último, volviera a empotrarse en el asiento. Jadeando, palpó el costado del coche en busca del cinturón de seguridad.

- Ni lo intentes, joven, se rompió el mes pasado. Agárrate al asa de la puerta –sugirió el conductor elevando el tono de voz para hacerse oír por encima del volumen de la radio.

Las ruedas del Seat 850 chirriaron al tomar la curva a la izquierda y amenazaron con salirse del eje tras el volantazo a la derecha. Un nuevo acelerón hizo toser el motor que tras varios espasmos para recuperarse del cambio a tercera, consiguió emitir un ronroneo constante. Dentro, William estaba a punto de vomitar, y todavía no habían pasado de cincuenta. Apartó la vista del asa que llevaba sujeta en la mano derecha y que debería estar anclada a la puerta cuando escucho reír a su compañero.

- Viajar en mi viejo buga es toda una aventura, eh.

En el sillón del copiloto, William cerraba los ojos y asentía, pero no en conformidad con la afirmación del piloto, no. Sino con el estribillo que sonaba en la radio “No debí decir que sí” Así se sentía él, como el protagonista de la canción de Pony Bravo y su Noche de setas. Desde que había aceptado el trabajito, iba de mal en peor, pero por suerte todo había terminado. Ahora sólo debía sobrevivir a esa noche y poner pies en polvorosa, directo a sus más que merecidas vacaciones. Le entregaría la carta al vejestorio y no volvería a aparecer en dos meses. Giró la cabeza para observarle. De edad indefinida, calculaba que podría rondar los 80 años, tenía el especto de un rokero momificado: la melena canosa de tono amarillento enmarcaba un rostro de piel curtida y surcada de profundas arrugas. Llevaba una chupa de cuero, estilo punk de los años 80, tan gastada que probablemente la hubiera adquirido a principios de esa década, al igual que las mayas de leopardo que cubrían sus largas y esqueléticas piernas y que se perdían a la altura de la pantorrilla dentro de unas botas negras de cowboy.

- ¿Te gusta mi look, verdad? Retro-vintage –afirmó el anciano con orgullo- Todo lo viejo, vuelve, con nombre renovado, eso sí. Mira, animal print –dijo estirando con dos dedos la tela de sus pantalones- el leopardo de toda la vida. Pero a los jóvenes les gusta inventarse nombres para las cosas de antes, así creen que de verdad están marcando una nueva tendencia, pero que va, chico. Esta generación no tiene capacidad para inventar, sólo para rebautizar. Mi buga–le dio unas palmaditas afectuosas al volante- será lo próximo en ponerse de moda como le ha pasado al 600, que ahora es un Seicento. Simplemente no han encontrado un nombre chic todavía, pero ya lo harán –sentenció mientras se desviaba hacia la entrada del aeropuerto. Detuvo el coche al final de la parada de taxis y le dio una palmadita en la espalda a su pasajero-. Fin del trayecto, joven.




La fuerte brisa que soplaba, rescoldo de la tormenta que se había desatado la noche anterior, hacía chirriar las bisagras del cartel que se mecía con el empuje del aire. Colgado de una barra de forja daba la bienvenida a quien se acercara a la puerta de Madame Divine. En el interior, sentada frente a una mesa camilla cubierta por una tela de seda púrpura con estrellitas doradas y ataviada con una túnica del mismo color y estampado, que hacía difícil discernir dónde terminaba el vestido y dónde empezaba el mantel, se hallaba la propietaria de tan extravagante nombre. La columna vertebral se encorvaba ostensiblemente a la altura de los hombros, haciendo que el cuello que sujetaba una cabeza envuelta en un turbante púrpura, le diera aspecto de buitre. Unos larguísimos pendientes de lata dorada pendían de los estirados lóbulos y rozaban sus hundidos hombros. La mujer movía sus huesudos dedos sobre una bola de cristal, mientras con un ademán de cabeza, que hizo tintinear las monedas que pendían del turbante, le indicó a sus visitantes que tomaran asiento.

- ¿Qué desean saber? –graznó.
- Pues empezamos bien –bufó Blackie-. Eso ya lo debería saber, madame.

La mujer le dedicó una mirada fría como el hielo, y después retorció sus resecos labios embadurnados de carmín en una mueca despectiva.

- Y lo sé, muchacho. Pero Madame Divine no trabaja gratis. Detrás de mí puedes ver las tarifas. Primero paga, después, yo trabajo.

Blackie iba a protestar de nuevo, tras ver las tarifas donde ponía:

Preguntas sobre el trabajo, 10 euros
Preguntas sobre el amor 15 euros
Preguntas sobre la salud 20 euros.
Hablar con espíritus 30 céntimos e
l minuto.


Pero Sebastian le hizo una señal para que cerrara el pico y puso un billete de diez euros sobre la mesa. Madame Divine alargó la mano para coger el dinero y tras guardar el billete en el bolsillo de la túnica, empezó un leve cántico al tiempo que retorcía los dedos sobre la bola. Cerró los ojos un momento y cuando los volvió a abrir, anunció:

- Está bien.
- ¿Está bien? –preguntó Blackie atónito.
- Eso he dicho.
- ¿Pero qué es lo que está bien? –rugió.
- Esa es otra pregunta, muchacho. Consulta las tarifas –añadió la anciana con mirada codiciosa.
- ¿Cómo? ¿Pretende que le paguemos de nuevo? –hirviendo de indignación, Blackie alargó el brazo para sujetar a Madame Divine por el cuello- Desembucha vieja, porque diez euros es lo máximo que cobrarás esta tarde.
- ¡Qué haces! Suéltale –protestó Sebastian, alarmado.

El rostro de la vidente estaba empezando a ponerse azul cuando Steven abrió la mano y permitió que respirara. La anciana boqueó un par de veces, el sonido sibilante de su respiración tardó un par de minutos en normalizarse y cuando lo hizo, los ojos de Madame Divine lanzaban dardos envenenados hacia Blackie. Apartó la vista de él y la posó en Sebastian que paulatinamente estaba recuperando el color de la cara.

- Sígueme, muchacho, te daré lo que has venido a buscar.

La anciana se levantó de la silla y se dirigió a la trastienda atravesando unas cortinas doradas. Entonces ante la mirada estupefacta de Blackie se irguió en toda su estatura, que superaba el metro ochenta, se quitó el turbante dejando libre su larga melena, se despegó las uñas y las pestañas postizas, se limpió la cara con una toallita desmaquillante y por último se desprendió de la túnica y los pendientes. Ya no había ni rastro de la vieja vidente, en su lugar había aparecido un hombre más viejo que Matusalén y que se le hacía extrañamente familiar. Éste, volviendo a usar su tono de voz normal, señaló un mueble bajo con un movimiento de la mano.

- Agáchate ahí, hijo, que mis huesos ya no son lo que eran –le dijo a Sebastian- en ese mueble está el sobre. Y ahora, muchachote, ven aquí a que te dé un buen pescozón, llevas semanas sin venir a ver a tu abuelo.
- ¿Tu abuelo? -preguntó Blackie mientras Sebastian abrazaba al viejo, y al verlos juntos se dio cuenta de que la razón por la que el anciano le parecía familiar era que estaba viendo la imagen que tendría su amigo dentro de 50 años- ¿Veníamos a ver a tu abuelo? ¿Y se puede saber porqué no me lo has dicho? -le increpó antes de volverse hacia el anciano con cara compungida- Siento mucho lo de antes- dijo tocándose el cuello con la mano-. Espero no haberle hecho mucho daño. Pero tendrá que reconocer que ese cartel suyo con las tarifas grita a los cuatro vientos la palabra fraude.
- Primera lección sobre marketing, joven. Todo cartel con una buena oferta, atrae clientes -se acercó a Blackie y pasándole el brazo por los hombros lo guió de nuevo al consultorio- Y cómo verás, ahí hay una que es una completa ganga.
- ¿Cuál? -respondió Blackie confundido.
- Las llamadas, hijo, las llamadas interdimensionales. Treinta céntimos el minuto es un chollo. La gente lo sabe y por eso viene. Y cómo los espíritus son seres caprichosos, tanto pueden venir como no. Mientras intento contactar con ellos, la gente se va dejando los cuartos en las otras consultas, que es donde yo me gano la pasta.
- Me toma el pelo.
- Para nada, joven. Luego sólo tengo que hacer el paripé un par de minutillos antes de que la comunicación se corte por saturación en las líneas, tanto televidente hace mucha interferencia, y listo.
- Venga ya, nadie con dos dedos de frente se tragaría esa milonga -repuso Balckie.
- Muchacho -la mirada seria del anciano se clavó en la suya-. Esa gente viene aquí a hablar con muertos. Se tragan lo que sea.






_________________
Porque un gol es un gol, se meta con el pie, la cabeza o con el culo. Todos valen.


Última edición por anarion el Mar Abr 03, 2012 10:54 am, editado 3 veces
Volver arriba Ir abajo
anarion
Miembro de "La Familia"
avatar

Cantidad de envíos : 4437
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 43
Localización : Moaña

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Lun Abr 02, 2012 8:59 pm

falta una palabra, pero no tengo tiempo ahora de añadirla jajaj lo haré luego.

_________________
Porque un gol es un gol, se meta con el pie, la cabeza o con el culo. Todos valen.
Volver arriba Ir abajo
Joana
Miembro del "Club Albariño"
avatar

Cantidad de envíos : 1429
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 50
Localización : En Belfast... de momento...

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Lun Abr 02, 2012 9:20 pm

¡OMG, escena de mafiosos! Aysssss, ¿dónde está el emoticono que toca las castañuelas? Ohhhhhh, y encima sale el abuelo de Seb... ¡cómo mola el yayo! Es mi idolo, jajajaja

PD: Pon la palabra que falta, pero pleeeeeeese, que sean un paragrafito o dos, jajajajaja lol!

_________________
Volver arriba Ir abajo
Joana
Miembro del "Club Albariño"
avatar

Cantidad de envíos : 1429
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 50
Localización : En Belfast... de momento...

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Lun Abr 02, 2012 9:38 pm

Oyesss, y porfaaaaaa, hazme una carpeta con fotos de todo el elenco, para hacer más banners y fotomontajes. Y sobretodo, que no se te olvide al abuelo, jajajajaja

_________________
Volver arriba Ir abajo
anarion
Miembro de "La Familia"
avatar

Cantidad de envíos : 4437
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 43
Localización : Moaña

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Lun Abr 02, 2012 11:17 pm

Ea, añadida la palabra jajajaja

_________________
Porque un gol es un gol, se meta con el pie, la cabeza o con el culo. Todos valen.
Volver arriba Ir abajo
Joana
Miembro del "Club Albariño"
avatar

Cantidad de envíos : 1429
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 50
Localización : En Belfast... de momento...

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Mar Abr 03, 2012 1:48 pm

anarion escribió:
La negrura se extendía en [por el horizonte, creo, pero míralo en tu libro de expresiones adverbiales] el horizonte. Las oscuras siluetas de las casas a ambos lados de la calle apenas se distinguían a través del tupido aguacero que arreciaba sin tregua en el exterior, y que martilleaba sobre la carrocería del destartalado Seat 850, ahogando la voz alegre de El Fary. [Yo esta frase la cambiaría un poco para incluir alguna coma más, porque es un poco larga: A ambos lados de la calle, las ocuras siluetas de las casas apenas se distinguían a través del tupido aguacero que arreciaba sin tregua en el exterior...] Los limpiaparabrisas se afanaban, sin mucho éxito, en apartar el agua del cristal, [coma] mientras el intrépido conductor entrecerraba los ojos intentado distinguir algo entre las innumerables bolas de luz difuminada, en que la lluvia convertía las bombillas de las farolas, [coma] y los débiles haces que emitían los cansados focos de su flamante bólido.

- ¡Ay, Joselu! Te agradezco los ánimos, pero es que el tiempo no me está ayudando nada –se lamentó una voz cascada al escuchar a su compañero de viaje: “Siempre atento, siempre alerta… Por la noche con su coche, apatrulla la ciudad”- ¡Madre del amor hermoso, qué cojones…! –exclamó clavando los pies sobre freno y embrague simultáneamente, haciendo que el coche se detuviera bruscamente. [uno de los dos "mentes" lo cambiaría]

Una sombra negra, llegada de la nada, se abalanzó sobre el capó, llegada de la nada, [esta parte la he cambiado de lugar] se estrelló contra el cristal, y rodó hacia la derecha y. Tras [punto y mayúscula] proferir un gruñido sordo, abrió la puerta del copiloto y se coló en el interior del vehículo.

- Un silbido y la palabra "¡TAXI!" [entre comillas, para indicar que está fuera de contexto] es [minúscula] demasiado sofisticado para ti ¿verdad? ¡Por Dios hombre, me vas a estropear la tapicería! –gimoteó la persona al volante [=el conductor, mejor simplificar] al contemplar la ropa empapada del recién llegado.

William observó el desgastado sky [en itálica, porque es palabra extranjera] , que en algunas zonas dejaba ver trozos de la espuma amarilla que tenía debajo, preguntándose a qué tapicería se refería, mientras se frotaba el costado izquierdo e intentaba recuperar la respiración. Cuando por fin pudo dar una bocanada de aire sin que sus costillas amenazaran con saltar en pedazos, abrió la boca para replicar que tuvo que saltar [uno de esos SALTAR yo lo cambiaría] a la calzada puesto que no le había hecho caso a las señales [o no hizo caso a él=LE, o no hizo caso a las señales, uno o utro, no los dos] que hizo con los brazos ni al grito de: ¡para, maldito viejo! Pero en ese instante, el piloto metió primera casi a machete y pegó un acelerón, seguido de otro machetazo al cambio de marchas para meter segunda y otro acelerón. Lo que hizo que Will, primero se pegara al respaldo del asiento, después saliera disparado hacia delante dándole un cabezazo al parabrisas y clavándose el salpicadero en su magullado tórax y, por último, volviera a empotrarse en el asiento. Jadeando, palpó el costado del coche en busca del cinturón de seguridad.

- Ni lo intentes, joven, se rompió el mes pasado. Agárrate al asa de la puerta –sugirió el conductor elevando el tono de voz para hacerse oír por encima del volumen de la radio.

Las ruedas del Seat 850 chirriaron al tomar la curva a la izquierda y amenazaron con salirse del eje tras el volantazo a la derecha. Un nuevo acelerón hizo toser el motor que, [coma] tras varios espasmos para recuperarse del cambio a tercera, consiguió emitir un ronroneo constante. Dentro, William estaba a punto de vomitar, y todavía no habían pasado de cincuenta. Apartó la vista del asa que llevaba sujeta en la mano derecha y que debería estar anclada a la puerta cuando escucho [falta acento] reír a su compañero. [ese APARTÓ debería ser APARTABA, porque "Apartó"es una acción finalizada en el pasado, así que no puedes hacer algo al mismo tiempo]

- Viajar en mi viejo buga es toda una aventura, ¿eh? [mejor entre interrogantes]

En el sillón del copiloto, William cerraba los ojos y asentía, pero no en conformidad con la afirmación del piloto, no, [coma, no punto y seguido] sino con el estribillo que sonaba en la radio “No debí decir que sí” . [punto y seguido] Así se sentía él, como el protagonista de la canción de Pony Bravo y su Noche de setas. Desde que había aceptado el trabajito, iba de mal en peor. [punto y seguido] Pero por suerte todo había terminado. Ahora sólo debía sobrevivir a esa noche y poner pies en polvorosa, directo a sus más que merecidas vacaciones. Le entregaría la carta al vejestorio y no volvería a aparecer en dos meses. Giró la cabeza para observarle. De edad indefinida, calculaba que podría rondar los 80 años, tenía el especto de un rokero [rockero o roquero] momificado: la melena canosa de tono amarillento enmarcaba un rostro de piel curtida y surcada de profundas arrugas. Llevaba una chupa de cuero, estilo punk de los años 80, tan gastada que probablemente la hubiera adquirido a principios de esa década, al igual que las mayas [mallas] de leopardo que cubrían sus largas y esqueléticas piernas y que se perdían a la altura de la pantorrilla dentro de unas botas negras de cowboy.


- Te gusta mi look, ¿verdad? [el interrogante sólo con verdad, que lo otro es una afirmación que intenta confirmar] Retro-vintage –afirmó el anciano con orgullo- Todo lo viejo, vuelve, con nombre renovado, eso sí. Mira, animal print –dijo estirando con dos dedos la tela de sus pantalones-, [coma] el leopardo de toda la vida. Pero a los jóvenes les gusta inventarse nombres para las cosas de antes, así creen que de verdad están marcando una nueva tendencia, pero que va, chico. Esta generación no tiene capacidad para inventar, sólo para rebautizar. Mi buga–le dio unas palmaditas afectuosas al volante- será lo próximo en ponerse de moda como le ha pasado al 600, que ahora es un Seicento. Simplemente no han encontrado un nombre chic todavía, pero ya lo harán –sentenció mientras se desviaba hacia la entrada del aeropuerto. Detuvo el coche al final de la parada de taxis y le dio una palmadita [dos palmaditas demasiado cercanas, ala, busca sinónimos, jajaja] en la espalda a su pasajero-. Fin del trayecto, joven.




La fuerte brisa que soplaba, rescoldo de la tormenta que se había desatado la noche anterior, hacía chirriar las bisagras del cartel que se mecía con el empuje del aire. Colgado de una barra de forja, [coma] daba la bienvenida a quien se acercara a la puerta de Madame Divine. En el interior, sentada frente a una mesa camilla cubierta por una tela de seda púrpura con estrellitas doradas y ataviada con una túnica del mismo color y estampado, que hacía difícil discernir dónde terminaba el vestido y dónde empezaba el mantel, [ risotada ] se hallaba la propietaria de tan extravagante nombre. La columna vertebral se encorvaba ostensiblemente a la altura de los hombros, haciendo que el cuello que sujetaba una cabeza envuelta en un turbante púrpura [la coma sobra, porque lo que precede es el sujeto] le diera aspecto de buitre. Unos larguísimos pendientes de lata dorada pendían [mejor colgaban, por evitar la repetición] de los estirados lóbulos y rozaban sus hundidos hombros. La mujer movía sus huesudos dedos sobre una bola de cristal, mientras [que] con un ademán de cabeza, que hizo tintinear las monedas que pendían del turbante, le indicó a sus visitantes que tomaran asiento.

- ¿Qué desean saber? –graznó.
- Pues empezamos bien –bufó Blackie-. Eso ya lo debería saber, madame.

La mujer le dedicó una mirada fría como el hielo, y después retorció sus resecos labios embadurnados de carmín en una mueca despectiva.

- Y lo sé, muchacho. Pero Madame Divine no trabaja gratis. Detrás de mí puedes ver las tarifas. Primero paga, después, yo trabajo.

Blackie iba a protestar de nuevo, tras ver las tarifas donde ponía:

Preguntas sobre el trabajo, 10 euros
Preguntas sobre el amor 15 euros
Preguntas sobre la salud 20 euros.
Hablar con espíritus 30 céntimos e
l minuto.


Pero Sebastian le hizo una señal para que cerrara el pico y puso un billete de diez euros sobre la mesa. Madame Divine alargó la mano para coger el dinero y tras guardar el billete en el bolsillo de la túnica, empezó un leve cántico al tiempo que retorcía los dedos sobre la bola. Cerró los ojos un momento y cuando los volvió a abrir, anunció:

- Está bien.
- ¿Está bien? –preguntó Blackie atónito.
- Eso he dicho.
- Pero ¿qué [he cambiado el interrogante] es lo que está bien? –rugió.
- Esa es otra pregunta, muchacho. Consulta las tarifas –añadió la anciana con mirada codiciosa.
- ¿Cómo? ¿Pretende que le paguemos de nuevo? –hirviendo de indignación, Blackie alargó el brazo para sujetar a Madame Divine por el cuello- Desembucha, [coma] vieja, porque diez euros es lo máximo que cobrarás esta tarde.
- ¡Qué haces! Suéltale –protestó Sebastian, alarmado.

El rostro de la vidente estaba empezando a ponerse azul cuando Steven abrió la mano y permitió que respirara. La anciana boqueó un par de veces, el sonido sibilante de su respiración tardó un par de minutos en normalizarse y cuando lo hizo, los ojos de Madame Divine lanzaban dardos envenenados hacia Blackie. Apartó la vista de él y la posó en Sebastian que paulatinamente estaba recuperando el color de la cara.

- Sígueme, muchacho, te daré lo que has venido a buscar.

La anciana se levantó de la silla y se dirigió a la trastienda atravesando unas cortinas doradas. Entonces, [coma] ante la mirada estupefacta de Blackie, [coma] se irguió en toda su estatura, que superaba el metro ochenta, se quitó el turbante dejando libre su larga melena, se despegó las uñas y las pestañas postizas, se limpió la cara con una toallita desmaquillante y por último se desprendió de la túnica y los pendientes. Ya no había ni rastro de la vieja vidente. [punto y seguido] En su lugar había aparecido un hombre más viejo que Matusalén y que se le hacía [=le resultaba] extrañamente familiar. Éste, volviendo a usar su tono de voz normal, señaló un mueble bajo con un movimiento de la mano.

- Agáchate ahí, hijo, que mis huesos ya no son lo que eran –le dijo a Sebastian-. [punto y seguido] En ese mueble está el sobre. Y ahora, muchachote, ven aquí a que te dé un buen pescozón. [punto y seguido] Llevas semanas sin venir a ver a tu abuelo.

- ¿Tu abuelo? -preguntó Blackie mientras Sebastian abrazaba al viejo. [punto y seguido, y suprimir Y] Al verlos juntos se dio cuenta de que la razón por la que el anciano le parecía familiar era que estaba viendo la imagen que tendría su amigo dentro de 50 años- ¿Veníamos a ver a tu abuelo? ¿Y se puede saber por qué [separado, ¿no?] no me lo has dicho? -le increpó antes de volverse hacia el anciano con cara compungida- Siento mucho lo de antes- dijo tocándose el cuello con la mano-. Espero no haberle hecho mucho daño. Pero tendrá que reconocer que ese cartel suyo con las tarifas grita a los cuatro vientos la palabra "fraude" [entre comillas, porque se habla de la palabra fuera de contexto].

- Primera lección sobre marketing, joven. Todo cartel con una buena oferta, atrae clientes -se acercó a Blackie y pasándole el brazo por los hombros lo guió de nuevo al consultorio- Y cómo verás, ahí hay una que es una completa ganga.

- ¿Cuál? -respondió Blackie, [coma] confundido.

- Las llamadas, hijo, las llamadas interdimensionales. Treinta céntimos el minuto es un chollo. La gente lo sabe y por eso viene. Y cómo los espíritus son seres caprichosos, tanto pueden venir como no. Mientras intento contactar con ellos, la gente se va dejando los cuartos en las otras consultas, que es donde yo me gano la pasta.

- Me toma el pelo.

- Para nada, joven. Luego sólo tengo que hacer el paripé un par de minutillos antes de que la comunicación se corte por saturación en las líneas, tanto televidente hace mucha interferencia, y listo.

- Venga ya, nadie con dos dedos de frente se tragaría esa milonga -repuso Balckie [Blackie, tipo].

- Muchacho -la mirada seria del anciano se clavó en la suya-. Esa gente viene aquí a hablar con muertos. Se tragan lo que sea.



1- METER A MACHETE: juasss, no sé si existe esa expresión, pero me gusta! bounce
2- Tenemos que buscar otro método para las correcciones, porque yo no veo nada y la letra no se puede hacer más grande...

_________________


Última edición por Joana el Mar Abr 03, 2012 2:51 pm, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
anarion
Miembro de "La Familia"
avatar

Cantidad de envíos : 4437
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 43
Localización : Moaña

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Mar Abr 03, 2012 2:09 pm

Hombre, aquí se usa mucho para cuando la gente casi pasa del embrague para meter las marchas, jajaja

Las comas faltan unas pocas, y sobran otras. Ya me di cuenta, pero si corrijo yo, entonces ¿qué gracia tiene? También hay alguna falta de ortografía.

Y la frase, "Cuando por fin pudo dar una bocanada de aire sin que sus costillas amenazaran con saltar en pedazos, abrió la boca para replicar que tuvo que saltar a la calzada puesto que no le había hecho caso a las señales que hizo con los brazos ni al grito de: ¡para, maldito viejo!"

ése Le no hace referencia a William, sino al conductor. pero puede que sea una forma de hablar de aquí y esté mal, usamos pronombres de más.

jaja bueno, sigue que hay bastante tela que cortar lol!

_________________
Porque un gol es un gol, se meta con el pie, la cabeza o con el culo. Todos valen.
Volver arriba Ir abajo
anarion
Miembro de "La Familia"
avatar

Cantidad de envíos : 4437
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 43
Localización : Moaña

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Mar Abr 03, 2012 2:12 pm

¿mejor ahora las letras?

_________________
Porque un gol es un gol, se meta con el pie, la cabeza o con el culo. Todos valen.
Volver arriba Ir abajo
Joana
Miembro del "Club Albariño"
avatar

Cantidad de envíos : 1429
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 50
Localización : En Belfast... de momento...

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Mar Abr 03, 2012 2:16 pm

Uy, sí, es que yo de la vista estoy peor que el Miste MaGoo ese! pale

_________________
Volver arriba Ir abajo
Joana
Miembro del "Club Albariño"
avatar

Cantidad de envíos : 1429
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 50
Localización : En Belfast... de momento...

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Mar Abr 03, 2012 2:53 pm

Ya acabé de corregirla. Sólo digo una cosa: como no sigas, te voy aplicar el método "misery"...

_________________
Volver arriba Ir abajo
Joana
Miembro del "Club Albariño"
avatar

Cantidad de envíos : 1429
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 50
Localización : En Belfast... de momento...

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Mar Abr 03, 2012 6:42 pm

Y las palabras son [redoble de tambores]:

1- captividad
2- distante
3- granja
4- presión
5- ganador
6- grabadora
7- extremado
8- chorizo
9- juguetear
10- poner

_________________
Volver arriba Ir abajo
anarion
Miembro de "La Familia"
avatar

Cantidad de envíos : 4437
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 43
Localización : Moaña

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Mar Abr 03, 2012 6:55 pm

ya te vale, una palabra en desuso, y otra que ejemmmmmmmmm, pero bueno a la segunda ya le he encontrado sentido bounce bounce bounce bounce

_________________
Porque un gol es un gol, se meta con el pie, la cabeza o con el culo. Todos valen.
Volver arriba Ir abajo
Joana
Miembro del "Club Albariño"
avatar

Cantidad de envíos : 1429
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 50
Localización : En Belfast... de momento...

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Mar Abr 03, 2012 6:59 pm


_________________
Volver arriba Ir abajo
anarion
Miembro de "La Familia"
avatar

Cantidad de envíos : 4437
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 43
Localización : Moaña

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Miér Abr 04, 2012 7:56 pm

- ¡Maldita sea!

Geni apenas podía ver nada tras la pila de cajas que llevaba en brazos y que se tambaleaban en precario equilibrio. Tropezó con el saliente de un adoquín y, durante unos segundos, se entretuvo haciendo malabarismos para evitar que su carga acabara desparramada por el suelo. Trastabilló un pasito hacia adelante, otro hacia atrás, moviendo los brazos, desesperada, intentando que las cajas que empezaban a ir cada una por su lado, volvieran a su posición original. Dio otro pasito a la derecha, y ahí se acabó todo. Su bota pisó el húmedo césped, que empapado por la lluvia torrencial que cayera la noche pasada, se tragó el afilado tacón, imposibilitándole el movimiento debido a la succión que ejercía la tierra mojada. Trató de liberar la bota con un tirón seco y, al hacerlo, perdió la poca estabilidad que le quedaba, cayendo hacia atrás y lanzando por los aires todas las cajas, que afortunadamente, aterrizaron sobre la hierba.

“Ufff” hizo el aire al salir de golpe de sus pulmones cuando Geni se estrelló de espaldas contra el suelo. Allí tumbada, tratando de recuperarse del topetazo, pensó en cuánto agradecería unas paladas de tierra y un parterre de margaritas. Sería una tumba preciosa y se acabarían todos sus males. Pero ella nunca fue de las que se rinden fácilmente, así que, con un suspiro de determinación, se levantó, reunió todas las cajas de nuevo y se encaminó hacia su casa. Al atravesar la puerta, la recibió el sonido de un jarrón haciéndose pedazos. La cerró y se recostó contra ella, cerrando los ojos y suspirando con resignación. “Esto tiene que terminar” pensó.

Se encaminó al salón, dejó caer las cajas sobre el sofá y tras mirar de refilón los restos de un jarrón mezclados con cristales rotos pertenecientes a una vitrina, se volvió hacia sus chicos.

-Acabáis de sumar quinientos euros a vuestra cuenta de estropicios. Que sepáis que os los descontaré del sueldo en la próxima paga.
-¡Qué! –protestaron al unísono.
- Me sobra la pasta –replicó ella con dureza-, pero estoy harta de desperdiciarla. A partir de ahora, os informo que vuestro salario mermará en la misma proporción que la salud del mobiliario -ignorando el corrillo vociferante y protestón que se formó a su alrededor, comenzó a abrir los paquetes.
- ¿Qué es esto? –preguntó Blackie, cogiendo con dos dedos una guitarrita de plástico y apartándola como si fuera una animal contagioso.
- Vuestro nuevo pasatiempo –contestó ella.
- ¡Ni de broma! Vas lista si crees que voy a perder el tiempo en juguetear con este cacharro teniendo mi Fender arriba –y con una mueca despectiva, dejó caer la guitarra de nuevo sobre el sofá.
- Pues deberías –prosiguió Geni sin dejar de abrir cajas-, porque tú eres uno de los que más dinero me debe. Toma, conecta esto a la televisión –le dijo tras pasarle una caja con la Play Station.
- La conecto, pero ya te digo que a esto no juego.
- Ya veremos –replicó ella.

Una vez hubo desempaquetado todo, fue colocando en la mesa de centro dos guitarras, dos micrófonos y unas cuantas carcasas con juegos. Luego con una sonrisa enigmática les indicó que tomaran asiento. No estaban todos, dado que William seguía ausente enfrascado en su misión secreta y que Kevin se había instalado temporalmente en casa de Leticia. Así que la manada de hombretones disgustados y con unos morros que rivalizarían con los de la mismísima Carme de Mairena, la conformaban: Sebastian, Blackie, David, Marc, Levesque, Leo y Sean. Geni contuvo una carcajada al contemplar aquella estampa. La noticia de que les descontaría parte del sueldo para cobrarse daños y perjuicios les había sentado como un tiro y las primeras miradas de resentimiento no tardaron en aparecer. Se miraban de reojo unos a otros, con la promesa de ajustar cuentas más tarde pintada en la cara. Pero ella tenía otros planes para que descargaran su exceso de adrenalina y la frustración que el período de inactividad les había provocado. Alargó la mano hacia uno de los juegos y dándose golpecitos con el canto de la carcasa en la palma de la mano, se dispuso a explicarles para qué era todo aquello.

- Esta tarde he ido al estudio de Piero a recoger unas cosillas que le había encargado. Supongo que todos vosotros habréis oído hablar del Guitar Hero o el Sing Star ¿verdad? –ellos asintieron de mala gana, por tanto siguió con los detalles-. Pues eso es lo que os traigo para que paséis el rato –levantó la mano para atajar las protestas en cuanto vio que Sebastian abría la boca-. No es negociable. Lleváis una semana haciéndome la vida imposible, destrozando los muebles, peleándoos a cada rato por el motivo más ridículo. Y me he cansado. Ahora voy a divertirme yo.

Dejó el juego de nuevo sobre la mesa y se acercó a su bolso para coger un papelito que extendió con un golpe de muñeca para mostrárselo.

- Aquí detalladito, como podéis ver, tengo la deuda que cada uno de vosotros a adquirido conmigo a lo largo de estos seis días –inclinó la cabeza para ver ella también la dolorosa y soltó un silbido de admiración-. Impresionante ¿eh? Debo reconocer que tenéis un don para arruinaros. Pero que no se diga que no soy una buena jefa, así que voy a daros la oportunidad de reducir lo que me debéis. Y ahí es donde entra en juego toda esta cacharrada –dijo señalando la mesa-. Vais a batiros en duelo. Primero con las guitarras y luego con los micrófonos. El ganador de cada duelo, reducirá en un cinco por ciento su deuda.

--------------------------

Ya me queda menos jajja


_________________
Porque un gol es un gol, se meta con el pie, la cabeza o con el culo. Todos valen.


Última edición por anarion el Miér Oct 31, 2012 7:08 pm, editado 5 veces
Volver arriba Ir abajo
Joana
Miembro del "Club Albariño"
avatar

Cantidad de envíos : 1429
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 50
Localización : En Belfast... de momento...

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Miér Abr 04, 2012 10:05 pm

anarion escribió:
Luego sigo que no me da tiempo a más, jajaja

¿Qué es eso? ¿Escenus interruptus? bounce

_________________
Volver arriba Ir abajo
anarion
Miembro de "La Familia"
avatar

Cantidad de envíos : 4437
Fecha de inscripción : 29/08/2009
Edad : 43
Localización : Moaña

MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   Miér Abr 11, 2012 7:46 pm

Te eh dejado otro trocillo, jajajaj es mala época, tengo bastante trabajo, así que voy a los poquitos, pero puedes comentar igual lo que vaya colgando lol!

_________________
Porque un gol es un gol, se meta con el pie, la cabeza o con el culo. Todos valen.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: JUEGO DE ESCENAS   

Volver arriba Ir abajo
 
JUEGO DE ESCENAS
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 4 de 5.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
 Temas similares
-
» Miren como falsifican moneda antigua, un juego de niños...
» Denario Baskunes y fichas de juego de mesa (Museo Arqueológico de Vizcaya)
» Slayers Game, un juego de sangre!!!
» Juego de Dampers
» Tesla Death Ray (juego flash)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
romance abstrACTO :: Relatos :: Nuestros relatos-
Cambiar a: